El alcohol es una droga

 

El alcohol es una droga que causa dependencia o adicción y puede producir un síndrome de abstinencia de carácter psicofísico.

Para fines prácticos se considera ¨alcohólico¨ a todo individuo que ingiere bebidas alcohólicas repetidamente hasta el punto de exceder lo que está socialmente aceptado o interfiere con su salud, sus relaciones interpersonales o su capacidad para el trabajo.

El Síndrome de abstinencia (o síndrome de supresión) es el conjunto de trastornos físicos y psicológicos que presenta quien ya ha desarrollado dependencia a una droga (en este caso el alcohol), cuando suspende bruscamente o lo disminuye en forma significativa después de un período prolongado de ingestión.

¿Quién necesita tratamiento?

Si la persona presenta un síndrome de abstinencia al reducir o suprimir el consumo de alcohol se hace necesario aplicar a un programa de desintoxicación.

Existen diferentes grados del síndrome de abstinencia del alcohol: Leve, moderado y severo, aunque no están del todo definidos y en la práctica no siempre pueden delimitarse.

Síndrome de abstinencia leve:

  • Pérdida de apetito
  • Falta de sueño
  • Temblores leves
  • Sudación discreta
  • Náuseas ocasionales
  • Agitación
  • Inquietud

Síndrome de abstinencia moderado:

  • Falta de apetito
  • Náuseas y vómitos ocasionales
  • Falta de sueño
  • Temblor moderado
  • Sudación moderada
  • Sentimientos de angustia
  • Agitación
  • Deseo intenso de ingerir alcohol
  • Fallas en la memoria
  • Antecedentes de lagunas mentales

Síndrome de abstinencia severo:

  • Negativa a ingerir alimentos
  • Náusea y vómito
  • Incapacidad para conciliar el sueño
  • Temblor de moderado a severo
  • Sudación de moderada a severa
  • Angustia y agitación severas
  • Cambio de estados de ánimo
  • Deseo muy intenso de ingerir alcohol
  • Pérdida de la memoria para los hechos recientes
  • Convulsiones
  • Delirium tremens
  • Alucinosis alcohólica

El Delirium tremens es una trastorno psicofísico caracterizado por la incapacidad para percibir la realidad, confusión, alucinaciones, angustia, temblor generalizado, sudación excesiva, deshidratación y ocasionalmente convulsiones. Se presenta en los alcohólicos crónicos de uno a tres días después que dejaron abruptamente de beber.

La Alucinosis alcohólica constituye un estado psicótico con alucinaciones generalmente vívidas y dramáticas en ausencia de delirio. Es importante evitar que el paciente pueda autoinflingirse daño o lastimar a otras personas. Se aconseja remitir al paciente a un hospital para su internamiento y desintoxicación.

Una persona corre el riesgo de convertirse en alcohólica cuando ingiere con regularidad, alcanzando estados frecuentes de ebriedad manifiesta (una o dos veces por semana), sobre todo si lo hace para aliviar la angustia o la depresión.

 

EVALUACIÓN DE LA ACTITUD DEL PACIENTE HACIA SU PROPIA FORMA DE BEBER

El cuestionario CAGE (Cut down, Annoyance, Guilt, Eye-Opener) es un instrumento muy sencillo de fácil aplicación, consta de cuatro preguntas que ayudan a detectar problemas relacionados con la ingestión de alcohol.

  1. ¿Alguna vez ha sentido la conveniencia de disminuir su consumo de alcohol o dejar de beber totalmente?
  2. ¿Se ha enojado con alguien por sus críticas hacia la forma en que Usted bebe?
  3. ¿Alguna vez se ha sentido culpable o avergonzado por su forma de beber?
  4. ¿Ha bebido por las mañanas al despertar como primera actividad para evitar las molestias de la ¨cruda¨?

Respuesta.

La presencia de alcoholismo o dependencia de alcohol es probable si Usted responde afirmativamente a dos o más de las preguntas.

 

Tratamiento:

La adicción al alcohol y a sustancias psicoactivas son consideradas a nivel mundial como una enfermedad y como tal deben recibir tratamiento en una institución de salud que cumpla debidamente con las  normas vigentes en el país correspondiente, por esto es fundamental la evaluación médica especializada del paciente a fin de determinar el estado clínico de dependencia del consumo y el potencial compromiso de órganos  potencialmente afectados por el consumo de las diferentes sustancias psicoactivas (marihuana, cocaína, anfetaminas, benzodiacepinas, opiáceos, alcohol, pegantes e hidrocarburos inhalables, etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *